Se vienen las temperaturas más bajas, las lluvias otoñales y empezamos a pensar en abrigarnos mejor durante la noche. ¿Sabías que existen acolchados con plumas artificiales?

Hay diversas opciones para procurarnos calor durante las noches de invierno o las mañanas otoñales.

Tenemos que tener claro que los acolchados llamados “nórdicos” son aquellos cuyo relleno está compuesto por plumas de ave, tales como como patos o gansos. Estos acolchados están fabricados con el plumaje del animal vivo o ya faenados (dependiendo del lugar de origen). Los hay rellenos de plumas y rellenos de plumones. Los segundos son los más caros, puesto que son los que más aíslan la transpiración.

Por otra parte, están los acolchados sintéticos, es decir, los de fibra de poliéster. Éstos, si bien son más permeables a la humedad y transpiración, presentan las siguientes ventajas frente a los de plumas o plumones naturales:

– son más económicos

– son más sencillos de limpiar y mantener (pueden ir directo a la lavadora, respetando las instrucciones de limpiado)

– y, lo más importante, son ecológicos!

Si es posible evitar comprar un producto que en verdad no necesitamos, pudiendo con ésto preservar la vida de los animales, vale la pena formar nuevos hábitos y elegir abrigo sintético para guarecernos del frío.

Sobre todo, si tenemos en cuenta que para rellenar un edredón queen size, es necesario contar con 700 gramos de plumas. Para lograr esto, será necesario desplumar 75 gansos. Sí, has leído bien!

¿Has probado acolchados con plumas sintéticas? El invierno está a la vuelta de la esquina! En unos meses nos cuentas qué tal ha sido tu experiencia utilizando un abrigo calentito y ecológico!

 

naturalina

 

Si disfrutaste de esta nota danos tu apoyo con un Me Gusta o comparte en tu red social preferida:

Dí lo que piensas