Meditación

La meditación te ayuda a cambiar tu perspectiva de las cosas, aquietando la mente, acallando el ruido que nos aporta la vertiginosa vida moderna. Tal vez te resulte difícil imaginarte sentado, con los ojos cerrados, sintiendo el sonido de tu respiración por más de unos segundos. No es algo imposible. Aquí te brindamos algunos tips para comenzar a integrar meditación en tu vida.

 

  1. No sientas a la meditación como algo obligatorio. Cuando estés preparado sabrás reconocerlo. Sentirás una mente revuelta de pensamientos y la necesidad de desconectarla de esa vorágine. Notarás que tu cansancio mental contagia a tu cuerpo y que tu energía se agota más rápidamente y que eres menos consciente del momento presente, del aquí y del ahora. El tiempo pasa como inadvertido. Si esto te sucede, agregarte más obligaciones no te servirá de nada. La meditación será una guía para comenzar a desarmar ese lío.
  1. Encuentra tu mejor momento para meditar. A algunas personas les resulta mejor la mañana y otras, la noche. Por la mañana tu cuerpo y tu mente han recuperado energías tras el descanso en la noche. Sin embargo, si decides meditar por la noche, te irás a dormir despojado de la enorme sucesión de imágenes que tu cerebro registra por día, dejando atrás los pensamientos y sensaciones contaminantes del día.
  1. Espacio de meditación. Encuentra un lugar cómodo, alejado del ruido, apaga tu celular un momento. La meditación es un momento para uno mismo. No hay nada más importante que tú y el amor que sientes por ti mismo. Elige una silla cómoda. Intenta no acostarte porque es probable que te duermas. Inclina levemente la cabeza hacia abajo. Coloca tus manos hacia arriba, sobre tus piernas. Puedes poner música para relajación, pero intenta que no tenga cánticos, pues estos pueden distraerte. Y comienza a inhalar y exhalar. No hay que hacer ningún esfuerzo. Sólo comienza a escuchar el sonido de tu respiración. Y siente cómo el cuerpo se relaja dejándolo caer.

 

Si no has probado la experiencia de meditar, puedes comenzar ahora mismo. Una vez que inicies tus meditaciones, es probable que no puedas dejarlas. Encuentra tu espacio de meditación guiada.

Si disfrutaste de esta nota danos tu apoyo con un Me Gusta o comparte en tu red social preferida:

Dí lo que piensas