Bodegas que cuidan la tierra, el proceso de las uvas y los ángulos de las pendientes. He aquí cinco bodegas de vino orgánico que mereces conocer.

Krontiras

Dentro de las cinco bodegas de vino orgánico que mereces conocer comenzamos por Krontikas que utilizando una pendiente natural en una alta colina de Luján de Cuyo, Mendoza, llega Krontiras con el propósito de conquistar el mercado extranjero con vinos argentinos orgánicos. La bodega, adquirida por el griego Constantino Krontiras en 2003, actualmente produce Malbec, Doña Silvina y Doña Silvina Reserva; y se han plantado Petit Verdot, Chardonnay y Tempranillo.

Bodega Colomé

Orienda de Salta, Bodega Colomé está ubicada en Cafayate, una de las nuevas regiones vitivinícolas de la Argentina y posée cuatro viñedos, que por encontrarse a mayor exposición a los rayos UV, sus uvas nacen con la piel más fuerte que lo habitual para protegerse de los mismos. La bodega de vino orgánico Colomé fue fundada en 1831 y desde entonces produce vinos de alta gama Malbec y Cabernet Sauvignon de gran concentración de aroma y sabor, gracias a las propiedades de su materia prima también muy cuidada.

Caligiore

Con vides de más de 70 años, Caligiore se funda en 2001, también en Mendoza con la idea de hacer énfasis en la sustentablidad del medio ambiente. Con vinos con un alto nivel de concentración, profundos y con un suelo longevo, es una de las pocas bodegas e vino orgánico en producir la variedad Bonarda en ata gama.

Bodega Chacra

Si bien la Patagonia Argentina no es una región que identifiquemos con el vino, el clima frío de la región, sumado al contenido de tiza se convierten en condiciones favorables para las fincas de Pinto Noir y Chadonnay. Chacra utiliza métodos biodinámicos para la elaboración de su producto y es por eso que la elegimos en la lista de las cinco bodegas de vino orgánico.

Vinecol

Y dentro de las bodegas de vino orgánico que mereces conocer se encuentra Vinecol que nace en el año 2000 con una finca de 80 hectáreas donde encontramos Chardonnay, Sauvignon Blanc, Cabernet Sauvignon y Bonarda. Esta bodega, situada junto a la Reserva de Biósfera de Nacuñán, al este de Mendoza, utiliza tecología de alta gama junto a técnicas orgánicas y esta combinación permite un riego por goteo y al mismo tiempo la maquinaria más moderna para el proceso de la uva.

Si disfrutaste de esta nota danos tu apoyo con un Me Gusta o comparte en tu red social preferida:

Dí lo que piensas