En nuestra segunda parte de “Alimentos milagrosos” vamos a hablarte de uno conocido por todos y famoso por sus infinitas propiedades. La miel o la alquimia de las abejas.

Desde la antiguedad, la miel ha estado presente en la vida humana para ser usada tanto como endulzante natural o medicamento.

Como todos los alimentos milagrosos, la miel está cargada de propiedades pero siempre hay más que se van descubriendo con el correr del tiempo; así que hoy podemos agregar su efecto espectorante, sus nutrientes y gran contenido de vitamina, el poder cicatrizante y antialérgico natural, metabolizador del alcohol en el cuerpo, eliminadora de bacterias internas y externas; y por supuesto su gran poder energizante.

Dentro de los alimentos milagrosos – o ahora tan de moda Superfoods-, la miel se encuentra en un lugar predominante gracias a sus inhibinas, sustancias antibióticas naturales que logran que los microbios sólo vivan unas horas dentro de la miel.

La miel puede consumirse fresco, en esta líquido o sólido, como ya sabemos, pero también es posible usarlo en forma externa para curar alguna herida o combatir una alergia, aftas o llagas. Su capacidad energética se ve elevada por el efecto de la gran cantidad de azúcares naturales de las flores que contiene.

Lo que pocos saben de la miel, es que para consumirla, habrá que tener muy en cuenta que si la colocas en infusiones, estas no pueden superar los 50 grados centígrados ya que hasta aquí, conserva sus propiedades.

¡Agradecemos a nuestras amigas las abejas por encabezar con su producto la lista de alimentos milagrosos!

Si disfrutaste de esta nota danos tu apoyo con un Me Gusta o comparte en tu red social preferida:

Dí lo que piensas